Cultivos de calidad con el uso de fertilizantes orgánicos

Hoy en día, el uso de fertilizantes orgánicos, como Ferticonsa, es de gran importancia, pues han demostrado ser efectivos en el incremento de rendimientos y mejora de la calidad de los productos. A través de muchas investigaciones se ha comprobado que la materia orgánica es un componente del suelo de  gran importancia para el buen desarrollo de los cultivos. Los suelos agrícolas suelen perder gradualmente su contenido de materia orgánica, lo cual se manifiesta con una disminución gradual del rendimiento con el paso de los ciclos de cultivo, pero cuando a estos suelos se les incorpora el material orgánico, los resultados de los cultivos son realmente extraordinarios, pudiéndose lograr incrementos en el rendimiento de hasta 10 veces en algunos casos. La materia orgánica, particularmente cuando proviene de estiércoles, contiene importantes cantidades de la mayoría de los nutrimentos esenciales para las plantas.


Los estiércoles son extraordinarias opciones de abonos orgánicos debido a los aportes importantes de nutrientes; sin embargo, es necesario seguir un procedimiento apropiado en su almacenamiento, tecnología y proceso de elaboración  para evitar la pérdida de nutrientes, principalmente de nitrógeno (lixiviación o volatilización).  Los abonos orgánicos pueden proporcionar los siguientes beneficios a la producción de cultivos:

  • Aporte de algunos o casi la mayoría de los elementos esenciales para las plantas, dependiendo del abono orgánico utilizado. 
  • Son de mayor residualidad que los fertilizantes inorgánicos. 
  • Tienen la particularidad de liberar nutrimentos en forma gradual, lo cual garantiza un cierto suministro de nutrientes para el cultivo durante su desarrollo.
  • Mejoran la estructura del suelo, porosidad, aireación y capacidad de retención de agua. 
  • Tienen la habilidad de formar complejos orgánicos con los nutrientes, brindándoles a éstos mayor disponibilidad para las plantas. 
  • La materia orgánica posee mayor capacidad de intercambio catiónico (CIC) que las arcillas, por lo que la incorporación de abonos orgánicos tiene la capacidad de incrementar la CIC. Esto es de gran beneficio sobre todo en suelos con baja CIC (suelos arenosos). 
  • Liberan bióxido de carbono (CO2) durante su descomposición que forma ácido carbónico (H2CO3) el cual solubiliza nutrientes de otras fuentes. 
  • Son fuente de carbono orgánico para la actividad de organismos heterótrofos presentes en el suelo.
  • Aumentan la infiltración del agua, reduciendo el escurrimiento superficial. Lo que ayuda a reducir las pérdidas de suelo por erosión hídrica.
  • Favorecen una mayor estabilidad de agregados del suelo. 
  • Los abonos orgánicos confieren al suelo una mayor capacidad productiva, conservación de su fertilidad en el tiempo y ser sostenibles con el paso de los ciclos productivos.