Cultivo de café en Guatemala

Las cadenas montañosas del país permiten que el café se produzca en casi todas las regiones. El más fino, considerado de especialidad, se cultiva entre 1.300 y 2.000 metros sobre el nivel del mar. La temperatura más adecuada para la producción exitosa es de 16 a 32 grados centígrados. En altitudes de 500 a 700 msnm, las plantaciones deben ser sombreadas. En zonas con una altitud promedio de 1.500 msnm, las plantaciones deben ser protegidas de los fuertes vientes y fríos del norte. En su mayoría, las platanciones de café están ubicadas a una altitud que varía entre los 500 y 5.000 msnm. 


Las regiones cafetaleras en Guatemala se dividen en ocho:

Valle de Acatenango: El grano se cultiva bajo densa sombra a una altitud de hasta 2.000 msnm.

Café de Antigua: esta región se caracteriza por su suelo volcánico y rico en minerales, con poca humedad, mucho sol y noches frías, rodeado de tres volcanes: Agua, Fuego y Acatenango.

Atitlán Tradicional: esta es una de las regiones con terrenos ricos en material orgánico.

Cobán: Una región importante desde el inicio de la actividad en el país, impulsada por inmigrantes alemanes. Se caracteriza por su humedad, clima templado, lluvioso y frío casi todo el año.

Fraijanes: Ubicada en la región metropolitana cercana a la Ciudad de Guatemala.  

Altos de Huehuetenango: Una región con altos terrenos montañosos, sus cultivos alcanzan hasta los 2.000 metros de altura.

Nuevo Oriente: Abarca regiones de los departamentos de Izabal, Chiquimula, Zacapa, Jutiapa y El Progreso.  

Volcán de San Marcos: La región más cálida de todas, también posee el régimen pluvial más alto, alcanza los 5.000 mm. 


El cultivo de café constituye una importante fuente de empleo y divisas en Guatemala. Por esta razón es importante considerar una adecuada fertilización, que contribuya a la producción de granos de calidad. El uso de fertilizantes orgánicos, como Ferticonsa, aumenta la fertilidad natural de los suelos, mejora su estructura y brinda macro y micro nutrientes a las plantas. La cantidad de fertilizante a utilizar variará dependiendo de la edad de la plantación, cantidad de tijido productivo, manejo de la sombra y densidad de la siembra.  La época de aplicación se relaciona a la época de las lluvias y crecimiento del cafeto, aunque se recomienda realizar tres fertilizaciones: mayo - junio, agosto - septiembre, octubre - noviembre.