Beneficios del fertilizante orgánico

Los fertilizantes orgánicos mejoran las características químicas, físicas y biológicas del suelo, ya que aportan nutrientes que modifican su estructura e incrementan la actividad microbiana de la tierra, son ricos en materia orgánica, energía y microorganismos.


La liberación lenta, gradual y natural de nutrientes es una de las grandes ventajas del fertilizante orgánico. Esta liberación natural de elementos significa que hay un menor riesgo de que exista demasiada fertilización y perjudique la salud del suelo.

Las plantas y las cosechas crecen a un ritmo natural y saludable, por lo que serán más fuertes y estables, algo que no ocurre con aquellas plantas que crecen a un ritmo acelerado. Los abonos orgánicos elevan la temperatura del suelo, favoreciendo la formación de raíces, mejorando así la nutrición de los cultivos. 

Además, el fertilizante orgánico es amigable con el medio ambiente, por estar libre de químicos, factor que ha aumentado su demanda debido al gusto y preferencia por los alimentos frescos y sanos para el consumo humano.